Nueva vida, nuevo blog.

28 sept. 2009

... No sé, a ciencia cierta, qué es lo que me invitó esta noche a readaptar este viejo blog que tenía. No sé por qué decidí regresar a las andadas e informarle al mundo mi estado mental. Pobres, qué culpa tienen ustedes de que esta loca haya decidido regresar. En fin, eso no importa. Creo que lo primordial es presentarse.


Mi nombre es Circe von Richter. Claro, no es mi nombre real, es tan sólo una forma para que me conozcan en underground, donde se encuentran los terrenos de aquellos que son como yo. Pero no divaguemos. Tengo veinte años [que a momentos se sienten como si fueran cuarenta, o peor, trece] y me encuentro estudiando Filosofía.


Soy extraña a mi manera. Tengo muchas cosas malas y buenas, las malas las pondré primero porque son las que toda la gente busca siempre. Soy depresiva, tengo manías, me estreso con facilidad, soy egocéntrica, soy todo un caso con patas. Podrán tratar de adivinar mi personalidad con un sólo roce, pero siendo sinceros... les gustará tanto el misterio que me envuelve... que seguirán a mi lengua hasta que este escrito sea terminado.


Mis cualidades. Sé escuchar, la gente me ha dicho que doy buenos consejos [aunque claro, nadie los sigue] soy una chica sencilla y humilde, no me gusta la altanería ni mucho menos la patanería. Soy muy mal hablada [digo puras "#&%/&!] pero si me hablas educadamente, prometo hablarte igual.


¿Por qué tanto rollo para expresarme? Y sobre todo, ¿para presentarme? Pues bien, así soy. Soy rollera, me cuesta llegar al meollo de las cosas, pero vamos... ¿a quién no?


Sigo la senda del camino oscuro, amo la música atmosférica, esa que es perfecta para una noche lluviosa mientras me recuesto en los brazos de mi amado. Me declaro fan del Electro Dark, sobre todo más que a una banda, al BandMan... Chris Pohl.


En mis ratos libres me dedico a escribir cuentos y poemas oscuros, de temática variada, aunque generalmente giran en torno al amor. Generalmente visto de negro, aunque podrías llegar a verme con una playera rosa si me descuido.


Es mucho rollo, lo sé. Pero quizá así encuentre a mi verdadera yo. Esa que algún día se me perdió por la senda, y a la que debo encontrar.


Siéntanse en libertad de escribir, trataré de venir seguido aunque no prometo mucho, me dejan demasiadas tareas.


Buenas lunas a todo aquel que lea esto.

0 comentarios: